EL FARO EN EL MAR
Dejame oh Dios semejarme al mar
que la paz y el silencio no me llenen de temor,
que mi caracter sea suave como su vayven,
sereno y suave pero con mucho valor.

Quiero Señor cuando choque contra la roca
poder abatirla como lo hace el mar,
y que el escollo insoportable que me ataca
claudique cediendome el lugar.

Has que pueda parecerme al mar
adornado con estrellas y gaviotas
y que ergido majestuoso esté a mi lado
un faro a la orilla de mi mar.

Que aquellos que naveguen por mis aguas
tengan noches diáfanas y los dias mas brillantes,
que mi luz ilumine el camino de los barcos,
con mi  faro luminoso para guiar.
Cesar Alejandro.
Pensamientos...

CUANDO YO MUERA SEÑOR.

Si cuando yo muera llueve Señor,
no será porque sea un dia triste,
ni será que el tiempo tempestuoso
desbarata el ritmo de la vida.
¡Será porque la lluvia me bautiza en nueva
vida!

Si cuando de este mundo yo parta Señor,
y el viento pasa tocando las mejillas
donde rueden algunas lagrimas fortuitas;
Es que yo iré con el viento volando
a cada uno de los mios consolando.

Si cuando ya no esté con los mios Señor,
Y el mal tiempo me acompaña en el ultimo
despido,
es que la naturaleza me prestó su movimiento
para consolar entre la lluvia y ese viento
y decirles en silencio que los amo.


Si cuando ya esté a tu lado Señor,
Me permites venir a verlos
Dejame ayudarlos y seguir siendo su guia
Ahora que feliz pueda cada dia
En cada hora y en cada instante ser su
compañia.


César Alejandro.
El dia de su adios tuve la dicha de ser el único que
oró por Rigo Tovar ante sus cenizas dándole el
último adios. Ese dia Habia habido un desorden en
su velación en la capilla y sus restos fueron
llevados a su casa y ahi esperaba yo, y al llegar
sus cenisas estuve con el en oración por el
descanso de su alma pidiendole a mi salvador que
lo acogiera en su reino en donde recibiría la
promesa de vida eterna. Al fondo se
ven algunos de los trofeos que ganamos
con el grupo RIGO TOVAR y su
COSTA AZUL. Yo siempre dije que
fui el amigo mas antiguo de Rigo desde
los años sesentas y fui el último que
lo despidió en vida y ante la muerte,
pero logré darle el mensaje de vida
eterna que promete nuestro señor
Jesucristo. Fueron 40 años de amistad
desde 1965 hasta el 2005.
A mi madre Lolita

Hace un año te me fuiste madrecita
Hace un año que perdí tu compañía
Ya no hubo de tus besos vida mia
Me pase la navidad en noche fria

Tu partiste un 24 de diciembre
de regalo recibí  tu último beso
y a mi me supo a gloria tu suspiro
que sabía que era ya tu despedida

En mis brazos nos miramos tiernamente
Sin palabras solamente vi en tus ojos
La mirada que de niño me arrullaba
Se apagaba en Navidad muy lentamente

Fue ese año 24 de Diciembre
Soporté mi soledad entre sollozos
Y al llegar la navidad estando triste
Te senti que tu me hacias compañía

Me dijiste con amor que conociste
A Jesus de Nazaret en su presencia
Y como toda buena madre le dijiste
Que viniera a consolarme noche y dia

Que regalo, me mandaste en Noche buena
Porque núnca me olvidaste Madre mia
Pues aún estando ausente te acordaste
De decirle a Jesucristo que me hiciera compañía.